Braulio Llamero

Bienvenido a la república independiente de mi página

Encuentro en Valencia de las Torres

El viernes, 3 de marzo, he tenido el placer de compartir la mañana con los escolares del CEIP Fernando Alvarado, en la localidad extremeña de Valencia de las Torres, Badajoz.

Alli sus niños de Infantil había leído LA GALLINA SECUESTRADA. Y los de Primaria, EL INVENTOR DE MAMÁS y EL REY SIMPLÓN. Sobre los tres libros hablamos y me preguntaron cuanto las historias les había sugerido. Además de esa parte de tertulia, les hablé de cómo se «siembran lo libros» para más tarde «cosecharlos» o escribirlos ellos mismos. Y les conté también la memorable historia de EL BURRO OREJUDO de mi pueblo de nacimiento.

Además, me entrevistaron para su radio del cole y puedo mantener un agradable e ilustrativo intercambio de opiniones, sobre animación a la lectura, con su cuadro de jóvenes y excelentes profesoras y profesores.

En suma, un día espléndido de libros, cuentos y sonrisas en el sur de Extremadura, tocando casi Andalucía.

Las fotografías ilustran algunos de esos momentos pasados allí a lo largo de toda esa mañana.

¡Gracias a Mariló Esteban, directora, y a todas las demás maestras y maestros, por la inicitiva! ¡Gracias al Centro de Profesores y Recursos de Azuaga, que hizo posible el encuentro! ¡Y gracias a la Junta de Extramadura que, a través de Educación, permite experiencia como esta!

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 04/03/2023 por en Uncategorized.

Navegación

Follow Braulio Llamero on WordPress.com

Categorías

Entradas recientes: Los Minicuentos

La grúa

Esto era un hombre subido a una grúa gigante. Veía a la gente, en las calles, como si fueran hormigas. —Qué grande soy -se decía. Un día perdió su trabajo y se quedó en la calle. Cuando pasaba por la zona, miraba la enorme grúa que ahora manejaba otra persona. —Ni se ve al que […]

  • 52.565 visitas
A %d blogueros les gusta esto: